miércoles, 1 de junio de 2011

De "Memoria de la Transición democrática" y del aniversario de "Interviú"


Hace apenas unos días nuestros estudiantes completaron un trabajo colaborativo: Memoria de la Transición Democrática. Buscaron información sobre aspectos sociales, políticos, económicos de esta etapa histórica cerca, muy cerca, entrevistando directamente a sus padres, madres, abuelos, conocidos... La suma de toda esa información ha dado lugar a un conocimiento muy contextualizado, cercano, significativo, de esa época. Juntos hemos descubierto que la Historia de España contemporánea, de Canarias, con mayúsculas, se construye a partir de las pequeñas contribuciones de muchos. En ese proceso de construcción de conocimiento, compartido, entre tod@s, un capítulo muy especial lo ha ocupado la prensa: la televisión, en menor medida la radio, y desde luego, también la prensa escrita. Probablemente pocos medios de prensa escrita simbolizan mejor el espíritu de la transición que la revista Interviú. Hace apenas unos días se celebraba el 35 aniversario de su primer número.

¿Cómo nació Interviú? ¿Qué pretendía? ¿Qué aportó en su momento al cambio de la sociedad española? Interviú, revista semanal, publica su primer número en mayo de 1976. Hacia apenas unos meses había muerto Franco y la Monarquía de Juan Carlos I se abría paso con notable dificultad. Los deseos aperturistas de buena parte de los dirigentes del régimen, incluido el Rey, de llevar la dictadura a un sistema democrático, no se correspondían con los hechos muchas veces. La oposición democrática presionaba en la calle, quería cambios profundos y rápidos; el búnker, los inmovilistas y nostálgicos de la dictadura franquista, también se hacía presentes. Interviú, como el diario El País -cuya publicación arrancó algunas semanas antes-, o Diario 16, supusieron la presencia de medios de comunicación de corte más moderno, identificados claramente con los principios democráticos y la libertad de expresión. También la prensa independiente conservadora que había subsistido durante la dictadura, con algo más de lentitud y dificultad, también inició algunos años después esa transición publicística.

Interviú fue una apuesta del grupo de comunicación ZETA. El medio hizo una apuesta por el periodismo de investigación y suscitó el interés popular a través del reclamo que suponía la publicación en portada de una mujer en topless. Se trataba de una fórmula ingeniosa, atractiva y popular, también utilizada por cierta prensa deportiva. Interviú sintonizó rápido con el espíritu democrático popular dominante en la sociedad de la transición, especialmente con el de las clases medias urbanas, y contribuyó a romper algunos de los tabúes tradicionales de la prensa franquista, por ejemplo, el retratar a personajes políticos en escenarios de vida cotidiana, como ciudadanos corrientes. Algunas de sus investigaciones tropezaron con la resistencia de poderes fácticos como el ejército, la Iglesia, la banca... 


Portada del número 1831 de Interviú. 35 aniversario.
Fuente:  http://www.interactivadigital.com 

En los años de gobierno de Felipe González, con el régimen democrático ya asentado, Interviú también adoptó un perfil crítico de las situaciones de abuso del poder. Destacó en este sentido la revelación de escándalos de corrupción económica o de terrorismo de estado (GAL). A fecha actual sigue la estrategia de comunicación originaria de entremezclar la información característica de los medios de prensa rosa -en algunos casos la publicación de determinadas fotografías no consentidas le ha valido condenas judiciales- con el reportaje social y político de calidad, siempre con un excelente tratamiento de la imagen.