martes, 1 de febrero de 2011

SEAT y la pretendida autarquía de bienes de consumo durante el franquismo



SEAT es el acrónimo de la Sociedad Española de Automóviles de Turismo, y aparece como tal en 1950 como consecuencia de la inversión conjunta de capital por la empresa italiana de automoción FIAT y el INI (Instituto Nacional de Industria).

SEAT es un exponente de la pretensión de imponer en España un modelo de política económica autárquica, intentar la autosuficiencia productiva del país, en este caso a partir de la producción de turismos por parte de una empresa participada por capital estatal. En el sector automovilístico y en otros industriales el objetivo no se cumplió. De hecho, esa orientación autárquica tuvo que abandonarse de forma relativamente radical a partir de finales de los cincuenta. La economía española acabó abriéndose al mundo, a la entrada de capital extranjero especialmente, y también el comercio exterior creció exponencialmente.

En los años cincuenta SEAT centró su producción en dos modelos, el utilitario 600 y el coche de representación 1400. En los sesenta se incorporaron nuevos modelos como el 850 o el 124, y en los setenta los utilitarios 127 y 133. A principios de los años ochenta, la multinacional italiana FIAT abandonó la participación en SEAT, también el Estado español, y tras un proceso complejo de negociación, la empresa entró a formar parte del grupo Volkswagen, hasta la actualidad. A la gran fábrica "histórica" de la Zona Franca de Barcelona, se agregó en los setenta otra planta nueva en Landaben, cerca de Pamplona.