domingo, 5 de julio de 2009

Avance vertiginoso de la pandemia de gripe A o porcina en Argentina; y antes, hubo otra, la gripe española


Un anuncio, spot, del Ministerio de Salud de Argentina aconseja prácticas sobre cómo evitar la propagación de la gripe A o porcina. Ahora, con la llegada del invierno al hemisferio sur, Argentina, Chile y otros países del extremo sur de Sudamérica se han convertido en el laboratorio de observación de los efectos de una pandemia que afecta ya a los cinco continentes y cuyo actual alcance aún se desconoce con precisión. Más dudas -algunas de caracteres alarmantes...- suscita el futuro. ¿Cómo evolucionará? ¿Hay riesgo real de que la pandemia adquiera la mortandad de, por ejemplo, la peste negra en el siglo XIV en Europa? El temor que aún suscita el recuerdo de la peste negra en Europa pervive en el imaginario colectivo muchos siglos después.

Pero no hace falta remontarse tanto tiempo en el pasado. A punto de concluir la Primera Guerra Mundial, otra pandemia, no de peste sino de gripe, como la actual, recorrió el mundo con un efecto devastador. La denominada "gripe española" -según parece adoptó esta denominación por ser únicamente en España, no sometida a la censura de la guerra, el único país en el que abiertamente se habló de ella- provocó una enorme mortandad. Aproximadamente 40 millones de seres humanos murieron a consecuencia de ella, cuatro veces más que las muertes producidas por la propia Gran Guerra. En España, por ejemplo, tuvo un impacto considerable y provocó un gran aumento de la mortalidad (mortalidad catastrófica) durante los años 1918 y 1919. Se calcula que un tercio de la población de la ciudad de Madrid, por ejemplo, se vio afectada, incluido el propio rey Alfonso XIII.


Confiemos en que las cosas no vayan a peor, sino a mejor, y que las más alarmistas previsiones no se cumplan. Mientras tanto, aquí en el hemisferio norte, disfrutemos del sol y la playa, aunque también hay afectados, y en el caso de España, desde hace unas horas, también casos mortales.

2 comentarios:

Felipe dijo...

Me parece un blog fantástico de Historia. No me extraña nada que se ponga de ejemplo en EDUCANT.ORG. Felicitaciones.

Belem dijo...

Sensacionalismo histórico ¿no?