jueves, 28 de agosto de 2014

Nuevos estados europeos del siglo XX: la República de Macedonia o la Antigua República Yugoslava de Macedonia


Mapa de la República de Macedonia: límites desde 1991 hasta la actualidad y territorios reivindicados.
Fuente: www.mediterraneosur.es 

Varias entradas de nuestro blog, tanto de este verano como del anterior, se han ocupado de presentar brevemente el surgimiento de nuevos estados en Europa durante el siglo XX. Algunos subsisten, otros no, incluso alguno ha sido particularmente efímero. Lo que no ha concurrido en ninguno de estos casos ha sido una polémica tan intensa sobre su denominación como en el caso del estado de Macedonia surgido tras la desintegración de Yugoslavia en 1991.

La República de Macedonia –oficialmente Antigua República Yugoslava de Macedonia (Former Yugoslav Republic of Macedonia – FYROM, en inglés) o Ex república yugoslava de Macedonia- es un pequeño estado situado en los Balcanes, sin salida al mar, y de apenas 2 millones de habitantes en poco más de 25.000 kilómetros cuadrados. Su territorio coincide con el de la antigua República Socialista de Macedonia, uno de los seis estados federados de la República Federal Socialista de Yugoslavia. De hecho, fue una de las primeras repúblicas federadas de Yugoslavia que accedió a la independencia. Aunque el proceso no fue del todo pacífico, sí es cierto que no se produjo una crisis política y militar equiparable a los casos de las cesiones de Eslovenia y especialmente de Croacia y Bosnia-Herzegovina.


La independencia de Macedonia gozó de amplio reconocimiento internacional. No obstante, un estado vecino, Grecia, objetó desde un primer momento que este nuevo estado emplease el término Macedonia para su denominación, término que según los griegos genera confusión pues también es el que se emplea para denominar a una región de su estado. Tras la oposición griega está el temor a que macedonios ultranacionalistas puedan en un momento dado reivindicar una Macedonia unida junto a la Macedonia egéica (Grecia), incluso  la incorporación de territorios en Bulgaria (Macedonia de Piri), Albania y de la propia Serbia (Gora y Prohor Pčinjski). Este criterio, en todo caso, no es seguido por la mayoría de los actuales macedonios que viven en el estado de Macedonia y que aceptan su condición de eslavos. 



En general, la posición griega es bastante conocida. Rechaza que sean macedonios –los denominan skopjanos- los habitantes del actual territorio de la República de Macedonia. Esta negación de la condición misma de macedonios lleva a que Grecia se opusiese son solamente al uso del término Macedonia en el nombre del estado –resuelto provisionalmente por mediación de la ONU en 1995- sino también de determinados símbolos, especialmente su bandera entre 1992 y 1995. Grecia se oponía al empleo del sol de Vergina. El conflicto en este caso se resolvió cuando el gobierno de Skopje, capital de la República de Macedonia, aceptó modificar su bandera. 


Macedonia no es un estado étnicamente homogéneo. Los macedonios eslavos son mayoría, casi 2/3, pero hay una numerosa comunidad albanesa de casi el 30 % de la población. En 2001 ambas comunidades entraron en conflicto, en buena medida debido al desequilibrio que empezó a producirse desde 1999 como consecuencia de la entrada en el país de refugiados albaneses que huían de la Guerra de Kosovo. Aunque el conflicto ahora mismo está superado, no obstante, sigue habiendo quejas por parte de los albaneses que acusan a la mayoría de macedonios eslavos de controlar el poder político y económico del estado. Actualmente la República de Macedonia es uno de los estados reconocidosoficialmente como candidatos para su ingreso futuro en la Unión Europea.