sábado, 14 de junio de 2014

Dedicatoria de cine para nuestros estudiantes PAU: Billy Elliot; y de la consulta directa de notas PAU en Canarias de 2014



Seis años, 2008, 2009, 2011, 2012, 2013 y hoy, 2014. En todos esos años, en junio, tenemos la costumbre de felicitar a nuestros estudiantes recién presentados a la convocatoria PAU de junio con una película. Cinema Paradiso (Tornatore, 1988), El club de los poetas muertos (Weir, 1989), Vida de este chico (Caton-Jones, 1993), Good Bye, Lenin! (Becker, 2003) y La red social (Fincher, 2010) han sido nuestros obsequios, siempre “miradas” desde el cine con un significado profundo en días, horas, que marcan un cambio en la vida de quienes abandonan el instituto y ponen pie en la universidad. 

Este año hemos escogido, para una promoción que ha destacado especialmente por su compromiso académico, una película muy conocida y reconocida, Billy Elliot (quiero bailar) (Daldry, 2000), la historia de un niño que lucha por conseguir que su talento para la danza le abra las puertas del Royal Ballet London School. Su entorno, en principio hostil, acaba rendido y le prestará un apoyo decisivo para que su sueño se convierta en realidad.

El regalo incluye toda la película, banda sonora original y canciones incluidas, todo, pero especialmente una escena, extraordinaria, la que podemos seguir en esta entrada. Seguro que a muchos de los estudiantes PAU les resultará significativa. Tras la realización de los exámenes PAU, en cuestión de horas, muchos serán los que con ansiedad esperen noticia de su resultado. No hay carta, sino link a la Web de la universidad, pero las sensaciones son similares. El signo más o menos positivo de la calificación positiva determinará decisiones importantes. 

Nuestros mejores deseos, como siempre, a quienes esperan algo diferente, mejor, para sí y para otros, como Billy, su padre, su hermano, su amigo, su profesora de ballet... Especialmente a nuestros estudiantes del IES Profesor Martín Miranda de este curso. Ahora más que nunca, ánimo y adelante.