lunes, 7 de enero de 2013

A propósito de la "Toma del Palacio de Invierno"; más cine de propaganda soviético de Eisenstein: Octubre (HMC)


Con motivo del estudio del movimiento obrero, conocimos a Eisenstein, uno de los más importantes y seguro que el director de cine soviético más conocido. Entonces vimos fragmentos de La Huelga, ahora, que nos aproximamos a la Revolución Rusa, nuestro objeto de atención es otra gran película Octubre (1927 ).

En cuestión de muy pocos días trabajaremos con detenimiento las dos revoluciones que se dieron en Rusia en plena Primera Guerra Mundial, la de febrero de 1917 y la de octubre del mismo año. Los vídeos que compartimos al final de esta entrada nos ayudarán en ello. La última de las dos revolución supuso un hito histórico: la llegada al poder de los bolcheviques de Lenin y el establecimiento, por primera vez en la historia, de una dictadura del proletariado. 

La revolución rusa tuvo un acto extraordinariamente simbólico. Octubre lo recoge muy bien: la toma del Palacio de Invierno. Esta imponente edificación, sita en pleno centro de San Petersburgo -rebautizada como Petrogrado tras la caída del zar Nicolás II en la Revolución de febrero-, era la sede del gobierno provisional, controlado básicamente por los socialistas mencheviques, moderados, partidarios de posponer la revolución obrera socialista y apoyar en Rusia el establecimiento de un régimen democrático liberal. El programa de ese gobierno provisional también incluía mantenerse en la Gran Guerra, junto a los demás aliados de la Entente. La guerra era muy impopular. Los bolcheviques supieron capitalizar ese rechazo. La toma del Palacio de Invierno simboliza ese golpe, ese asalto al poder que acabó con la instauración, en buena parte del antiguo Imperio ruso, tras la Guerra Civil, de la URSS, la primera dictadura del proletariado de la historia de la humanidad.