viernes, 8 de junio de 2012

Mix Guerra Fría y Descolonización: el conflicto árabe-israelí y Éxodo; y de las excelentes tareas de la WebQuest Good Bye, Lenin


Acaba el curso en cosa de días y estamos centrados, muy centrados, en la Guerra Fría y la Descolonización. Sus crisis, muchas de ellas, son explicables y abordables desde ambas perspectivas. La descolonización hay que entenderla, sin duda, en clave de enfrentamiento entre los bloques de la Guerra Fría. Un apunte muy interesante en este sentido lo hemos apuntado ya en clase, a propósito de Guerra de Argelia: no siempre los intereses estratégicos ni los valores ideológicos de EE.UU. coincidieron con los de las antiguas potencias coloniales europeas, ahora aliadas occidentales (Gran Bretaña y Francia). Algunas de las crisis del conflicto árabe-israelí también son un buen ejemplo de esas divisiones internas dentro del bloque occidental. Quizá la más relevante sea la misma crisis del Canal de Suez de 1956, donde los EE.UU. se desmarcaron de la posición de Israel, su gran aliada en Próximo Oriente, Gran Bretaña y Francia. Años antes, con motivo de la creación y reconocimiento por la ONU de Israel, también hubo algunas diferencias menores, en ese momento más bien por las reticencias de la potencia colonizadora de Palestina, Gran Bretaña, a considerar la posibilidad de que se crease un estado judío en la región. 

Hemos visto este año mucho cine, cine centrado en la Guerra Fría, pero no hemos podido ver algunas producciones interesantes, aunque sean solamente fragmentos. Sin duda, nuestra recomendación "fuera de horario lectivo" para acercarnos al conflicto árabe-israelí es Éxodo (Otto Preminger, 1960), basada en la adaptación al cine de la novela de Leon Uris de igual título. Sin duda, estamos ante una película mítica, de planteamiento claramente sionista (proisraelí), que nos permite conocer muy de primera mano los primeros pasos de Israel, de cómo los colonos judíos establecidos en Palestina logran la independencia y el reconocimiento de un estado propio gracias, en buena medida, a la corriente de simpatía que despierta la causa sionista tras el holocausto. Desde el punto de vista cinematográfico, resulta difícil no destacar la interpretación de Paul Newman y su BSO de Ernst Gold, una de las más conocidas de la historia del cine.


Y concluimos nuestro post con una felicitación "adelantada". Empezamos a realiza las exposiciones orales en clase de las dos tareas de la WebQuest Good Bye, Lenin. Y los adelantos son sencillamente "extraordinarios". Ahora se trata de perseverar en nuestros esfuerzos y no descuidar otras citas, por ejemplo, con el examen final de evaluación de la próxima semana. Adelante y a seguir trabajando así de bien y con tanto interés.

Publicaremos en Historia_a_por_Todas enlaces a las producciones de la WebQuest. En días...