lunes, 27 de junio de 2011

"Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí!"


Prácticamente ya ha acabado el curso académico 2010-2011. En años anteriores Historia_a_por_Todas aprovecha el paréntesis vacacional para dedicar una serie de posts a un tema monográfico o transversal. Este verano nos proponemos hilvanar algunas historias que nos permitan recuperar el recuerdo y desarrollar el análisis de algunas frases o citas famosas de la Historia de España del último medio siglo, desde finales del franquismo hasta nuestros días. En la serie esperamos tratar frases tan célebres como "Puedo prometer y prometo", pronunciada por el presidente del Gobierno Suárez, o "¿Por qué no te callas?", dirigida a Hugo Chavez por parte del Rey Juan Carlos I, entre otras. Confiemos en que sean posts seguidos y del gusto de los seguidores de nuestro blog de aula dedicado a la enseñanza-aprendizaje de la historia. 

Hoy, empezamos la serie con una frase corta y rotunda, pronunciada públicamente en catalán por Josep Tarradellas, President de la Generalitat de Catalunya. Tarradellas acababa de regresar del exilio de Adolfo Suárez. Intensas negociaciones entre la Generalitat en el exilio, presidida por Tarradellas, y el Gobierno de Adolfo Suárez, permitieron el restablecimiento de la institución de autogobierno de Cataluña, suprimida con motivo de la entrada en el Principado de las tropas franquistas durante la Guerra Civil en 1938. El reconocimiento de la Generalitat, en la España que daba sus primeros pasos hacia el restablecimiento de la democracia tras la dictadura de Franco, tenía un enorme valor simbólico: el de la aceptación de la pluralidad de identidades nacionales o nacionalidades dentro del Estado español. Meses antes, en junio, ya se habían celebrado las primeras elecciones generales democráticas desde 1936, que abrió un periodo constituyente en el que había especial interés, por parte del presidente Suárez, en que participara activamente el nacionalismo catalán. Suárez llevó de primera mano la negociación con Tarradellas, no exenta de algunas dificultades. De hecho, el regreso a Cataluña, estuvo precedido de una entrevista directa entre ambos dirigentes políticos en el Palacio de la Moncloa.


Las dificultades se superaron finalmente y Tarradellas llegó a Barcelona el 23 de octubre de 1977. Tras aterrizar su avión en el aeropuerto del Prat y tener un encuentro multitudinario en Montjuic, se dirigió al Palau de la Generalitat, entonces sede de la Diputación de Barcelona. Desde su balcón principal, ante una Plaça de Sant Jaume abarrotada, pronunció las celebérrimas palabras: "Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí!". En consonancia con la solemnidad que caracterizó su trayectoria política, Tarradellas quiso con sus palabras -en interpretación propia posterior- simbolizar el restablecimiento del autogobierno de Cataluña tras el larguísimo periodo de exilio e identificar claramente el destinatario de su mensaje y de la institución que representaba: la ciudadanía de Cataluña. El mismo comentó que no quiso utilizar el término "catalanes" porque podía haber merecido una interpretación excluyente por quienes viviendo en el territorio y sintiéndose identificados con Cataluña, no eran catalanes de nacimiento u origen.

Al poco tiempo de establecerse ya Tarradellas en Cataluña, se constituyó el gobierno provisional, con participación de casi la totalidad de fuerzas políticas catalanas, con el objetivo claro de, a partir de la aprobación del texto constitucional español, elaborar y aprobar el correspondiente estatuto de autonomía en el marco de la monarquía parlamentaria que se estaba constituyendo. También hubo otros actos de gran significado simbólico en los días siguientes al regreso de Tarradellas. El día 30 de octubre asistió a un partido de fútbol en el Nou Camp, entre el FC Barcelona y la UD Las Palmas. En los prolegómenos del encuentro, Tarradellas fue objeto de un homenaje público multitudinario.