sábado, 26 de junio de 2010

Fútbol e Historia: la Italia fascista, victoriosa de los mundiales de 1934 y 1938

Seguimos con el Mundial, con contenidos históricos, no histórico deportivos sino histórico políticos. Y lo hacemos con Italia, selección recién eliminada en el Mundial 2010 pero que tiene tras de sí un bagaje de triunfos mundialistas en un deporte que los italianos denominan calcio: los dos primeros, campeones del mundo en 1934 y 1938, victorias ampliamente explotadas por la propaganda fascista.

El Mundial de 1934 se organizó en Italia y fue el primero que se desarrolló en Europa tras el primero celebrado en Uruguay. Las autoridades fascistas se volcaron en el evento y la selección italiana, una de las favoritas, logró el triunfo final al imponerse en la final a Checoslovaquia. En cuartos de final, en un partido extremadamente polémico, la España del mítico Zamora fue eliminada por Italia. No sólo en ese partido, sino en otros disputados por Italia, hubo acusaciones de favorecimiento arbitral hacia la selección anfitriona. La dictadura de Mussolini aprovechó propagandísticamente el evento como muestra de la eficiencia organizativa del país y los avances materiales.

En 1938 el triunfo transalpino se produjo en el Mundial de Francia. Con buena parte de los jugadores de la ocasión anterior, Italia también logró el campeonato: en la final ganó a Hungría por 4 a 2. España, en plena Guerra Civil, estuvo ausente del evento, si bien para entonces realmente jugaban a nivel internacional dos equipos, uno en representación del régimen republicano y otro del bando nacional. El torneo estuvo caracterizado por los abucheos con los que los aficionados franceses acompañaron la participación de los futbolistas alemanes e italianos. Estábamos en el verano previo al inicio de la Segunda Guerra Mundial y las crisis prebélicas del momento protagonizadas por Hitler habían enrarecido las relaciones el ambiente político y social en la Europa del momento.

Mussolini, Hitler y Franco fueron dictadores fascistas que supieron aprovecharse bien del fútbol como fenómeno de masas para sus fines propagandísticos. Un documental muy interesante de Canal de Historia nos desvela las estrategias seguidas por estos dirigentes en el ámbito del deporte en general y del fútbol en particular.