martes, 29 de mayo de 2012

De la Eurocopa ganada por España contra la URSS en plena Guerra Fría; y la Webquest Good Bye, Lenin

En apenas unas semanas el país se movilizará alrededor de nuestra selección de fútbol. España intentará defender en Polonia y Ucrania el título de la Eurocopa obtenido cuatro años antes en Austria y Suiza. Las imágenes, del "histórico" gol de Fernando Torres, nos acercan a una de las mayores victorias deportivas de España de los últimos años, Mundial de fútbol de Sudáfrica aparte.

   

¿Fue la Eurocopa de 2008 la primera ganada por España? No. Fue la segunda. La primera se sitúa mucho tiempo antes, en plena Guerra Fría, con una Europa dividida por el telón de acero y una España, la de Franco, aliada menor de EE.UU. pero entusiastamente anticomunista. Sucedió en Madrid, el día 21 de junio de 1964, y la selección de España derrotó a la mismísima URSS en la final del torneo disputada en el estadio Santiago Bernabeu. El título obtenido, antecesor de la actual Eurocopa, recibía el nombre de Copa Europea de Naciones. La primera edición se celebró en 1960, en Francia, y la vencedora había sido la URSS; la segunda edición, en España. O sea, que el país ganó el título jugando como anfitriona y derrotando en la final a la campeona. El resultado final fue 2 a 1, con goles para España de Pereda y Marcelino. El régimen franquista aprovechó el evento, el triunfo logrado, para reivindicarse internacionalmente. También la propaganda publicitó internamente la victoria como un logro histórico, una derrota infringida a la URSS y su régimen comunista, enemigo ideológico declarado del franquismo. Franco asistió a la final como espectador. Lo que no se conoce tanto es que España, cuatro años antes, en la edición anterior del torneo, renunció a participar cuando en la fase eliminatoria, por sorteo, le tocó jugar con la URSS. En 1960, no; en 1964, sí. Eran años en los que España no mantenía ni siquiera relaciones diplomáticas con los países del bloque soviético, conocidas por el franquismo como "Rusia y países satélites". No era posible viajar a esos países, en condiciones ordinarias, con pasaporte español. Únicamente a principios de los setenta se entablaron relaciones con algunos de estos estados, entre ellos la RDA (establecidas en enero de 1973 con el intercambio de embajadores pero suspendidas nuevamente en 1975 y reanudadas en 1977). Hubo que esperar a la muerte de Franco para que España entablase relaciones diplomáticas directas con la URSS, a nivel de intercambio de embajadores. Sucedió en 1977 y el primer embajador español en Moscú tras el franquismo fue José Antonio Samaranch, con el tiempo, Presidente del Comité Olímpico Internacional.


Y seguimos con la WebQuest Good Bye, Lenin. Hemos terminado de aclarar, en gran grupo y en clase, los términos históricos necesarios para la elaboración de la carta, una de las dos tareas de grupo correspondientes a la WebQuest. El plazo pactado para la entrega, el viernes día 8 de junio. Y la próxima semana compartiremos en público la producción que cada uno de los grupos hace de su presentación multimedia audiovisual.