miércoles, 9 de noviembre de 2011

Del triunfo el liberalismo en el siglo XIX y "Sentido y Sensibilidad"


Casi tres semanas dedicadas y ocupadas con el estudio del movimiento obrero y la tarea colaborativa Debate entre un socialista y un anarquista. Producto entregado y representaciones ya interpretadas; mañana completamos la evaluación, la autoevaluación de cada uno de los grupos -confiemos en que ya sean "verdaderos equipos de trabajo"- y la individual de algunos de los contenidos trabajados a través de la actividad. Y desde hoy, cruzamos la orilla, abandonamos la atención preferente dedicada a la clase obrera y nos centramos en la burguesía, sus valores sociales, y especialmente en su forma de dominación a través del Estado liberal. Recuperamos contenidos ya abordados en el curso pasado referidos a cómo el siglo XIX es, en gran medida, el del triunfo del liberalismo como ideología y, desde el punto de vista político, la superación del Estado absolutista y su sustitución por el Estado liberal, al servicio en buena medida de los intereses de la ahora clase dominante durante el capitalismo industrial, la burguesía.

Sabemos bien que el triunfo del liberalismo político no fue fácil porque las resistencias de los grupos sociales defensores del Antiguo Régimen, especialmente la nobleza y el clero, fueron muy fuertes, y que no todas las revoluciones iniciadas en Europa con la Francesa de 1789 tuvieron éxito. Sabemos que hubo momentos de "reacción" conservadora, como la Restauración de 1815 tras la definitiva derrota de Napoleón, pero poco a poco, con los países más avanzados económicamente a la cabeza, el liberalismo fue abriéndose paso, y con él algunas ideas políticas básicas como la de la limitación del poder del Estado y especialmente el de la división de sus poderes. En los próximos días compañeros estudiantes, por parejas, nos presentarán cómo esta transformación o cambio político se vivió en la Inglaterra Victoriana, en Francia, en Italia y Alemania al compás de sus procesos de unificación, y de la Rusia zarista.


Y para iniciarnos, hoy presentamos una película excelente, Sentido y Sensibilidad (Sense and Sensibility, Ang Lee, 1995), película de la cual, en pocas semanas, veremos algunos fragmentos en clase. Nos adentraremos en la Inglaterra Victoriana del siglo XIX, una Inglaterra que responde muy bien al modelo de triunfo del capitalismo industrial y especialmente de adaptación oportunista de la nobleza, debilitada, a una nueva sociedad dominada por la burguesía y sus valores. Magnífica película, Sentido y Sensibilidad nos va a ayudar a percibir algo muy básico, y es que los cambios sociales no son tan rápidos ni profundos como aparentemente pudiera parecer, comprobar cómo los valores de la sociedad del Antiguo Régimen no desaparecen de un plumazo, y cómo la nobleza (antiguo grupo social o estamento dominante) y la burguesía (nueva clase social dominante) son capaces de compartir valores, intereses, y comprometerse a compartir el poder y beneficiarse del nuevo orden económico industrial, a la vez que marginan de él a la clase obrera.