viernes, 8 de mayo de 2009

Más Guerra Fría en Cuba: desembarco de Bahía de Cochinos; y "Che, el argentino"

Las crisis cubanas vinculadas a la Guerra Fría ya han sido motivo de atención por parte de nosotros, especialmente la Crisis de los Misiles. Santi y Roberto nos aportan una presentación editada en Slideshare que será la base de la explicación del papel de Cuba en la Guerra Fría que desarrollarán en la próxima clase. Cuba fue, igual que el conjunto de los países latinoamericanos, un estado bajo la influencia directa de EE.UU. durante la Guerra Fría hasta que, en 1959, la Revolución castrista derriba a la dictadura de Fulgencio Batista. Tras unos meses, el nuevo régimen adopta un carácter marcadamente comunista y se alía con EE.UU. en la Guerra Fría. Poco antes de la Crisis de los Misiles, los norteamericanos, con la ayuda directa de la CIA, financiaron y organizaron el intento de la oposición anticastrista de derribar a Fidel Castro a través del Desembarco de Bahía de Cochinos. La operación fracasó, pero fue un indicador muy directo de la relación extremadamente tensa que mantuvieron a partir de entonces la Cuba comunista con los EE.UU.

aporte_Desembarco de Bahía de Cochinos_Santi


Ver La Guerra Fría y la Descolonización en un mapa más grande

La Revolución Cubana está indefectiblemente unida a la figura de Fidel Castro, quien hasta hace apenas unos meses fue el máximo dirigente de la dictadura, pero también a otros personajes. De todos ellos, fue el Che Guevara el que más proyección histórica ha tenido, un verdadero icono para los revolucionarios del último medio siglo, especialmente en América Latina. Ernesto Guevara fue un revolucionario argentino que abandonó su vida acomodada y burguesa para comprometerse en la lucha revolucionaria contra lo que él interpretó como el mayor mal de Latinoamérica: la influencia de EE.UU. en la región. Participó en la lucha de los revolucionarios cubanos contra la dictadura de Batista y, una vez Castro en el poder, ocupó altos cargos de representación y dirección del régimen cubano. Su imagen más conocida, basada en una fotografía que tomó en La Habana el fotógrafo Alberto Korda, es un símbolo para muchos revolucionarios y progresistas de distintos lugares del mundo, tal vez una de las imágenes más difundidas del siglo XX. No obstante, el Che es un personaje histórico muy controvertido. Un buen ejemplo lo podemos tener si contraponemos dos documentales relativamente recientes que tratan su figura, uno hagiográfico producido en Cuba -Che Guevara, donde nunca jamás se lo imaginan (Manuel Pérez Paredes, 2005)-, y otro muy crítico producido por el exilio anticastrista cubano: Guevara, anatomia de un mito (Corzo, 2006). Su muerte, particularmente trágica y singular, será abordada de forma extensa en un próximo post de nuestra serie Funerales y enterramientos del siglo XX.

En clase, en los próximos días, vamos a acercanos a la figura del Che a través de una reciente película, Che, el argentino (Steven Soderberg, 2008). En ella Benicio del Toro interpreta el papel del revolucionario de forma magistral, tal que fue merecedora del Premio a la mejor interpretación masculina del Festival de Cannes de 2008. El fragmento que aquí editamos se corresponde, en parte, con el que vamos a ver en clase: el primer encuentro, en México (1955), entre Fidel Castro y el Che Guevara.