martes, 10 de marzo de 2009

Olympia y las Juventudes Hitlerianas; podcast de la Segunda Guerra Mundial y más borradores

La celebración de los Juegos Olímpicos de verano de 1936 en Berlín fue una ocasión de oro propagandística, bien aprovechada, para proyectar en Europa y el mundo una visión amable y eficiente del Tercer Reich, más allá de algunas polémicas que hemos recogido en nuestro blog. Leni Rieffenstahl, a la que hemos visto dirigiendo las mejores películas documentales de propaganda nazi, también fue la encargada de llevar al cine las mejores imágenes de los juegos en Olympia (1938). El deporte, en el ideario nazi, desempeñaba un papel fundamental, básico. Era una expresión más de la supuesta superioridad de la raza aria, término este último incluido en nuestro blog colaborativo de la Webquest La secretaria de Hitler.

Los nazis no descuidaron nunca el uso del deporte como instrumento al servicio del adoctrinamiento ideológico y político, principalmente entre los más jóvenes. Las Juventudes Hitlerianas se crean en 1926, cuando aún el partido era un grupo político bastante reducido. No obstante, Hitler siempre cuidó de forma especial esta organización. Dos años después se añadió una organización específica para niños varones de entre 10 y 14 años, que desde 1931 pasó a denominarse Deutsches Jungvolk in der Hitler-Jugend. La sección femenina se creó en 1930, la denominada Liga de Muchachas Alemanas (Bund Deutscher Mädel). Estas organizaciones, cuando el partido nazi alcanzó el poder, en 1933, iniciaron un rápido proceso de expansión y fortalecimiento. Poco a poco la afiliación dejó de ser voluntaria para ser obligatoria. En 1936 se disolvieron todas las organizaciones juveniles ajenas a la estructura nazi, y en 1939 se hizo ya obligatoria la afiliación a todos los jóvenes mayores de 17 años, y desde 1941, a los mayores de 10. Un ejemplo de ello lo constituye el actual papa, Benedicto XVI, que como todos los jóvenes alemanes de su época, fue obligado a pertenecer.

Hoy en clase, al hacer la puesta en común de los términos del blog colaborativo de la Webquest, comprobamos que nuestros conocimientos sobre la Segunda Guerra Mundial no son todo lo sólidos que desearíamos. Recordamos que hace unas semanas ya editamos un podcast con algunas explicaciones sobre el conflicto. También hay contribuciones, interesantes, de compañeros sobre la tarea de la Webquest. Recordemos que tenemos ya fijada la entrega de la tarea para la próxima tarea y que los blogs están abiertos a la publicación de borradores, y que podemos seguir con Feevy en el menú de Historia_a_por_todas.