miércoles, 27 de junio de 2012

Se comparten tareas de nuestra WebQuest Good Bye, Lenin: Che Guevara; y de las películas Che y Diarios de motocicleta

Imagen de la película Good Bye, Lenin (Becker, 2003) 

Ha acabado el curso. La última gran tarea colaborativa desarrollada en clase ha sido la producción de varios recursos audiovisuales para la Webquest Good Bye, Lenin. Con una variación importante sobre el guión de la película de igual título, nuestros grupos de trabajo han tenido que ayudar a la madre de Alexander, protagonista de la película, a recordar su vida durante el periodo de la República Democrática Alemana, anterior a su accidente días antes de la Caída del Muro de Berlín. Amnesia. Hemos compartido ya una estupenda colaboración centrada en el tema La Stasi y los Pioneros. Hoy compartimos otra, bastante original, centrada en la figuar del Che Guevara. Recordemos que la madre de Alexander tenía justo frente a la cama de su habitación un retrato del héroe revolucionario. Ernesto Guevara fue un icono de los movimientos revolucionarios de izquierda a nivel mundial en el contexto de la Guerra Fría. Y en los países del bloque soviético, dentro de la retórica oficial comunista, un símbolo antiimperialista. Eso explica su presencia, de su retrato, en muchos lugares públicos de esos países junto a líderes revolucionarios nacionales, y desde luego, a Lenin.

Imagen del producto de WebQuest sobre el tema Che Guevara y Fidel Castro 

Aprovechamos la ocasión, además, para hacer dos recomendaciones cinematográficas. La figura del Che ha sido objeto de tratamiento más que notable por parte del séptimo arte. Dos buenas películas relativamente recientes y que se aproximan a la trayectoria biográfica del personaje: Che (Soberberg, 2008) y Diarios de motocicleta (Salles, 2004).


Che es una película dividida en dos partes: Che, el argentino, centrada en la participación de Ernesto Guevara en la Revolución Cubana y su estrecha colaboración con Fidel Castro; y Che, Guerrilla, esta última parte vinculada a la experiencia de Guevara como instigador y organizador de una revolución en Bolivia. Precisamente fue durante esta experiencia cuando Guevara murió. Cada una de las dos películas se basan en escritos del propio Che: Pasajes de la Guerra Revolucionaria y Diario del Che en Bolivia


Diarios de motocicleta, a diferencia de Che, circunscribe la aproximación al personaje a un periodo mucho más corto y de trascendencia ideológica enorme pero carente de relevancia política. Pocos meses antes de concluir sus estudios universitarios de medicina, Ernesto Guevara y su amigo Alberto Granado se lanzan al descubrimiento de la América Latina más profunda a través de un viaje por varios países de Sudamérica durante 1952. Conocen lugares recónditos de Argentina, Perú, Venezuela... Allí entran en contacto con las terribles injusticias económicas y sociales del continente, especialmente en las comunidades indígenas. De hecho la película sitúa en esta experiencia de vida del Che Guevara el descubrimiento propio de su conciencia revolucionaria, de lucha contra la opresión que sufren los más débiles y que el joven estudiante identifica con el capitalismo y la dominación política que ejerce la oligarquía local y el imperialismo económico capitalista. Alberto Granado, cordobés, actuó como asesor de la película de Walter Salles. Conservó su amistad de juventud con Ernesto Guevara y vivió durante décadas en la Cuba de Fidel Castro. Granado murió hace apenas año y unos meses, en marzo de 2011. Diarios de motocicleta fue un gran éxito de crítica. Desde luego muy destacable la interpretación que de un Che joven en construcción hace el actor mexicano Gael García Bernal