martes, 15 de marzo de 2011

"Asignatura pendiente" y "Solos en la madrugada": dos películas para conocer la sociedad española de la Transición


Nos adentramos en el estudio de los primeros meses de la Transición Democrática, extremadamente intensos desde la perspectiva de la política: muerte de Franco, proclamación de Juan Carlos de Borbón como nuevo Jefe del Estado, constitución de la Platajunta, sustitución de Arias Navarro por Adolfo Suárez como Presidente del Gobierno, primeras medidas reformistas del Presidente Suárez, Ley para la Reforma Política, amnistía..., acontecimientos todos que fueron vividos por millones de españoles como el cierre de una etapa histórica y el inicio de otra, de más libertad, democrática... El cine español ha retratado esa época, mejor probablemente desde la perspectiva social que desde la política. Entre las películas que nos ayudan a comprender esos años, destacamos aquí dos, de José Luis Garci como director: Asignatura Pendiente (1977) y Solos en la madrugada (1978).

Asignatura Pendiente sigue siendo hoy una referencia imprescindible para comprender la frustración que la falta de libertades produjo en una generación de españoles que vivió la apertura democrática desde una edad madura, conscientes de lo diferente que hubiesen sido sus mejores años, los de la juventud, en un contexto social y político más abierto y tolerante. Garci se acerca a la vida de un joven abogado progresista, José, que vive con desencanto su separación matrimonial en una época en la que esta situación aún era muy excepcional. Intenta recuperar una relación de pareja, en este caso con una ex-compañera y amiga de la universidad, Elena, víctima de un matrimonio convencional sin amor y del que los prejuicios de la época le impide huir. El divorcio, la censura, la represión de la oposición antifranquista, la posición de marginalidad social de la mujer y de subordinación al hombre, todo ello queda reflejado en la primera gran película de Garci.




Desde una perspectiva periodística y ambientada unos meses después, Solos en la madrugada es también otra película imprescindible para aproximarnos a la sociología española de la primera transición democrática. Jose (también protagonizado por José Sacristán y con una caracterización análoga a la del abogado de Asignatura pendiente) es un periodista de éxito, conductor de un programa de radio de madrugada que entabla una particular relación con su audiencia. El reclamo es similar al de Asignatura pendiente: favorecer el autoconocimiento de una generación de españoles que aún ve con dificultad y temor su encuentro con las libertades tras la desaparición de la dictadura franquista. El argumento de la película cuenta con la narración radiofónica de, tal vez, el más simbólico acontecimiento de la Transición, la legalización del PCE, al que pertenecía desde la clandestinidad el protagonista.

Treinta y cinco años después, nuevas generaciones de españoles nos reencontramos con un pasado que no vivimos de forma consciente en primera persona, el tardofranquismo y la primera transición. Películas como las dos reseñadas de Garci, alguno de cuyos fragmentos veremos juntos -especialmente el monólogo final de despedida del programa de José Sacristán en Solos en la madrugada que utilizaremos en una actividad de clase-, nos permiten conocer cómo vivieron y cómo sintieron esos momentos históricos nuestros padres y abuelos, qué marca dejó en ellos lo que Garci denominó con gran acierto como "los años oscuros", y comprender mejor los móviles de sus actos y sus percepciones, de entonces y más recientes.