jueves, 21 de octubre de 2010

"¿Dónde vas triste de ti?" y "¿Dónde vas Alfonso XII?": un encuentro cinematográfico con la Restauración


Nos adentramos en la Restauración y con ella, tras el éxito del pronunciamiento de Martínez-Campos, en una larga etapa política dominada por el regreso, tras la etapa democrática del Sexenio, a una monarquía constitucional basada en la soberanía compartida del Rey con las Cortes. Martínez Campos impuso la Restauración borbónica en Alfonso XII, el hijo de la destronada Isabel II en la revolución de 1868.

El cine español ha puesto su interés en la figura del joven rey, particularmente durante el franquismo, recordando y reivindicando la dimensión personal del personaje. Su primer matrimonio con Mercedes de Orleans particularmente desgraciado pues la reina falleció de tifus a los pocos meses de la boda, en 1878. Intereses de estado, particularmente la necesidad de dar un heredero, favoreció su siguiente matrimonio, con María Cristina de Habsburgo. En 1885, el joven rey murió, pero la reina María Cristina ya esperaba un hijo varón que acabó siendo el heredero: don Alfonso de Borbón, que reinó con el título de Alfonso XIII, al cumplir la mayoría -forzada- de edad, de 16 años, a partir de 1902.

El cine español de la etapa franquista vio con buenos ojos recuperar el recuerdo de la breve y por entonces bien valorada Restauración monárquica, por contraposición al breve y muy radicalizado periodo del Sexenio Democrático. ¿Dónde vas triste de ti? (Balcazar y Cases, 1960) y ¿Dónde vas Alfonso XII (Amadori, 1958) son dos buenos ejemplos de la reivindicación de la figura de Alfonso XII de Borbón.