domingo, 5 de septiembre de 2010

Visitas oficiales históricas: Benedicto XVI en Reino Unido

Iniciamos una nueva serie, sobre "visitas de estado e Historia", apenas unos días antes de que Historia_a_por_Todas vuelva a ser lo que fue en origen, un blog de aula. En varios posts intentaremos dar cuenta de algunas de las visitas de estado más famosas de estas últimas décadas, entendiendo éstas en el sentido más restrictivo del término, o sea, las realizadas por jefes de estado, porque realmente, visitas de estado, son las que con carácter oficial y en representación del estado hace quien no sólo ocupa la jefatura sino también los representantes del gobierno y la administración. Y lo hacemos con una que aún no se ha producido, pero que será relevante: la visita del Papa Benedicto XVI a Reino Unido, la primera que con carácter oficial hace el jefe de la Iglesia Católica y de la Santa Sede (estado) a un estado que en el siglo XVI fue cuna de la Reforma protestante y que, de hecho, hasta hace apenas unos años, no tenía relaciones diplomáticas bilaterales. La visita de Benedicto XVI se desarrollará entre los días 16 y 19 de este mes de septiembre. Será recibido por la reina Isabel II en Escocia y beatificará en Conventry al cardenal Newman.


No obstante, no es ésta la primera vez que un Papa visita Inglaterra. En 1982, en pleno conflicto entre Argentina y Reino Unido por las Islas Malvinas, Juan Pablo II hizo una visita pastoral a ambos países, pero en el caso de la que hizo a Londres únicamente tuvo significación pastoral, no oficial. De hecho, sólo desde abril de 1982 se habían retomado las relaciones diplomáticas bilaterales rotas desde el siglo XVI.

En la actualidad los católicos en Reino Unido son una minoría que, hasta hace poco, no tenían una absoluta equiparación de derechos políticos con los anglicanos, miembros de la iglesia oficial de Reino Unido, protestante, y a cuya cabeza se encuentra la propia reina Isabel II. No obstante, los católicos han gozado de una notable influencia instituciones culturales, universitarias y asistenciales. Tal vez el hecho más relevante en este terreno de creciente influencia católica en Reino Unido la constituyó la reciente conversión del ex-primer ministro Tony Blair, laborista, a la Iglesia católica. Irlandeses y en menor medida escoceses, constituyen el grueso de esta comunidad religiosa de unos de 5 millones de fieles, aproximadamente el 10 % de la población del país.