viernes, 19 de diciembre de 2008

Misterios de la Historia del siglo XX: el hombre en la Luna y Desembarco de Normandía


Seguimos con esta serie de post sobre misterios de la Historia del siglo XX, en parte, con la pretensión de apoyar la actividad del debate, “Me hubiese gustado estar en…”, en el foro de nuestro curso de Historia del Mundo Contemporáneo. Nuestra atención se sitúa, en este caso, en dos hechos: las dudas sobre posible fraude en la llegada del hombre a la Luna, por primera vez, en 1969, y el Desembarco de Normandía, en junio de 1944.


La llegada a la superficie lunar de la primera nave tripulada, en este caso la Apolo XI norteamericana. Desde que los soviéticos enviaron al espacio su primer satélite, el Sputnik, en 1957, y su primer satélite tripulado, con Yuri Gagirin en su interior, en 1961, los EE.UU. pusieron especial interés en no quedar definitivamente relegados en la carrera espacial. El propio presidente John F. Kennedy, durante su mandato (1961-1963), señaló esta línea como prioritaria en el contexto de la Guerra Fría que enfrentaba a su país con la Unión Soviética. Los norteamericanos lograron tomarse la revancha algunos años después, en 1969, al situar al primer hombre en la superficie lunar, Neil Armstrong, a bordo de la nave espacial Apolo 11. En aquel momento el éxito de la misión supuso un tanto propagandístico de primer orden para EE.UU., pero cinco años después, un popular libro de Kaysing, We never went to the Moon, sembró con argumentos de cierto impacto en la opinión pública, como la muerte en extrañas circunstancias de varios astronautas que estaban al tanto del montaje, o la ausencia de estrellas en el firmamento en las cientos de fotografías facilitadas del hecho. Más allá de la popularidad relativa de esa interpretación conspirativa, lo cierto es que no hay prueba alguna mínimamente sólida que permita negar el hecho histórico: la URSS no denunció falsedad alguna y decenas de científicos, no solo de NASA, han dado por auténticas las rocas lunares que se trajeron de la superficie del satélite terrestre.


La fecha y lugar exactos del Desembarco aliado en la costa occidental continental de Europa en 1944, el famoso día D, más que un misterio histórico, fue un misterio militar que centró el interés de los mandos aliado y alemán durante la Segunda Guerra Mundial. En 1944 el Eje, bando encabezado por la Alemania nazi, estaba en retroceso, y los aliados ya tenían fuerza suficiente para desarrollar una operaicón de desembarco en el continente. Se trataba de una operación muy arriesgada, donde era decisivo para su éxito el máximo secreto sobre el lugar y el día del desembarco. El servicio de espionaje aliado jugó un papel decisivo, de modo tal que los aliados hicieron creer a los alemanes que el desembarco se desarrollaría en las proximidades del Paso de Calais. La participación en ese plan del espía español Juan Pujol, al servicio de los aliados, fue decisiva. Falsa pista: el día 6 de junio de 1944, unos 150.000 hombres de los ejércitos aliados, casi todos norteamericanos y británicos, desembarcaron en las playas de Normandía, bastante más al sur. No era una operación de distracción, sino el desembarco definitivo. Los alemanes, que esperaban otro lugar y momento, tuvieron muchas dificultades para repelerlo, tantas que finalmente la operación aliada tuvo éxito y fue la antesala de la definitiva derrota de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.