martes, 30 de diciembre de 2008

Misterios de la Historia del siglo XX: catástrofes aéreas


Se cumplen estos días 20 años de un atentado terrorista que durante años ha estado envuelto en cierto misterio sobre si realmente fue tal y especialmente sobre quiénes eran los autores materiales y sus responsables: el accidente aéreo de Lockerbie, donde la explosión de artefacto provocó la muerte de 259 personas que volaban a bordo de un avión de la compañía norteamericana Pan-Am, ya desaparecida, desde Londres a Nueva York. También fallecieron, al precipitarse los restos del fuselaje del avión, 11 vecinos de la localidad escocesa de Lockerbie.

El atentado produjo un gran impacto, más cuando de las primeras investigaciones se probó la participación de miembros del servicio de inteligencia de Libia. En aquel momento, el máximo dirigente libio, Muammar Gaddafi, aún en el poder, mantenía unas pésimas relaciones con los estados occidentales, especialmente con EE.UU., como consecuencia del ataque que aviones norteamericanos habían bombardeado Tripoli e intentado acabar con su propia vida, dos años antes. EE.UU. y Gran Bretaña imputaron a dos libios la autoría del atentado, en 1991, y lograron que en 1992 la ONU impusiera sanciones contra el régimen libio por no entregar a la justicia a sus dos nacionales. Finalmente, en 1999 Gaddafi entregó a los dos encausados, y en 2003 aceptó su responsabilidad en el accidente, con las consiguientes consecuencias a efectos de indemnización de las víctimas. La ONU levantó las sanciones impuestas a Libia ese mismo año.

Ha habido otros accidentes de aviación civil controvertidos. Uno de los más polémicos acaeció en la noche del 31 de agosto y madrugada del 1 septiembre de 1983 cuando un Boing 747 surcoerano que sobrevolaba por error la isla Sajalin fue derribado por un caza soviético. La Unión Soviética reconoció la autoría pero lo atribuyó a un error pues alegó que tanto las torres de control de espacio aéreo como el piloto del caza MiG-23 habían intentado contactar con la tripulación del avión Boing 747 de Korean Air Lines advirtiéndole del error, sin recibir respuesta. Los soviéticos alegaron que, ante la reiterada negativa a contestar, creyeron que se trataba de un avión espía norteamericano, de los muchos que penetraban por aquel entonces para conocer la localización exacta de las defensas aéreas soviéticas.

El incidente fue uno de los más graves de la Guerra Fría de los ochenta. La investigación internacional que se llevó a cabo determinó que, por razones no conocidas, el avión civil se había desviado considerablemente de su ruta. Tampoco parece que pudieran haber mantenido contacto con los controladores soviéticos. Como consecuencia del derribo muerieron los 240 pasajeros y 29 miembros de la tripulación.

2 comentarios:

Gustavo Martín dijo...

Luis, leo esto y tengo una duda. Hay otros blogs especializados en accidentes aereos o paginas WEb. Se puede acceder a informes oficiales.

Luis Miguel Acosta Barros dijo...

No sé si hay páginas especializadas en accidentes, pero sí hay una que veo con cierta frecuencia sobre actualidad aeronáutica. Está en inglés pero puede serte útil.
http://www.flightglobal.com/home/default.aspx